Historias de la ciudad de la esperanza

Hola joven pues dígame seño Elvira, o Elvi si quiere, quiere que le cuente mi día? uuy joven pues que le cuento mire mi día inició a eso de las 8 de la mañana, era un día normal para mi, una guerra con mi cama – si es que mi catre sostenido por ladrillos se le puede llamar – así para que me liberara de sus cadenas seguida de un buen baño o jicarazos que es lo mismo para mi, fue la primera actividad que tuve, el desayuno no recuerdo pero seguramente fueron frijoles, – total siempre es lo mismo frijoles o huevo – lo que si recuerdo fue mi pecsi bien fría que salí a comprar a la miscelánea de Nachita.

Despuès de realizar mis actividades matutinas que se resumen al baño y al desayuno ah y a la guerra contra el catre, me dirigí hacia mi empleo, – trabajo haciendo el quehacer en algunas casas y algunas otras veces plancho o lavo ropa por docena – la verdad es que los miércoles voy a la casa de doña Carmina, la señora es una amor, me ayuda con mi chamaco y me deja llevarme algo de comida y de vez en cuando me regala algunas chambritas para el frio, el problema es que cuando llego a la casa está la señorita Blanquita, – que he de confesarles que he escuchado que le dicen la sopa, que por aguada y caliente – quien no hace nada en todo el día se la pasa en eso del Interné su pobre mamacita le dice que estudie, que salga con sus amigos, que se distraiga o ya de menos que se eche agua en la cara porque ha de verla, pobre, pero la señorita solo come y se la pasa pegada a la máquina esa. Uno de esos días que estaba en casa de Doña Carmina me acerqué a la pantallota esa que tiene en la computadora y solo vi o mejor dicho leí – aunque he de confesar que apenas y leo porque aprendí por necesidad hace algunos años – que la señorita hablaba de vestidos, fiestas y zapatos, la verdad es que la señorita tiene muchos zapatos, que envidia, aunque la verdad ni los usa porque casi nunca sale, ella se autodenomina fresa yo no entiendo de eso, pero supongo que se llama así por la forma en que habla, es como la barbie esa de la comedia, habla igualito, aunque eso si no se ve para nada igualita, pobrecita, está como chupadita, los cachetes los tiene re caídos y las nalgas antes estaban paraditas pero ya las tiene cansaditas, pobrecita, de uso yo creo no joven ?

El problema con la señorita es que cree que por ser flaca, usar ropa de marca – bueno disque porque la verdad yo he visto que le encanta ir al mercadito sobre ruedas – y hablar con su papa en la boca tiene derecho a tratarme mal, yo no entiendo a Dios, yo trabajo todo el día, verdad de dios que le echo ganas, me mato día con día y a esta pobre mujercita le da más que a mí y ella no hace nada, pero eso si, me dice que hago todo mal, que yo y la cocinera tenemos un compló contra ella, ya ni siquiera puedo llevarme algo de comer porque dice que le robo, no lo entiendo porque me trata mal, acaso es pecado ser pobre y morenito – aunque ella también parece hija de Cuauhtemoc como yo – , porque Dios me dió esta vida, pero algún día me lo explicará.

Camino a mi casa tengo que tomar tres camiones y el metro y luego otro camión para llegar hasta mi casita – si es que unas láminas y unas maderas se pueden llamar casa – pero ese día en el metro vi 2 anuncios que me interesaron uno para mi chamaco que luego le piden libro y esta cultura que está re cara y pues en el anuncio decía “FONDO DE CULTURA ECONÓMICA” pero no anoté la dirección, pero mañana la anoto para ir, seguro están en rebaja o son usados pero no me importa yo quiero que mi chamaco estudie, que se supera, no quiero que sea como yo; el segundo anuncio hablaba sobre un muro que están construyendo allá en los United, yo con las ganas que tenía de irme pa’lla pero me dijeron que hay que pasar por un río, pero yo ni se nadar, no se si dejarle el chamaco a mi comadre, pero con este muro yo creo que ya no se hace, tal ves el otro año, lo que si me da cosita es que si me llevo a mi chamaco hable como loco, fìjense que hace 1 año vino mi compadre que ya tiene hasta papeles y sus chamacos ni hablaban español ni hablaban inglés, pero eso si, ya estaban como la señorita, se creían hijos del Padrino, yo no quiero eso para mi chamaco.

Pero fìjese joven que Diosito un día me va a dar lo justo, la vida me está sonriendo, ya hasta pensión me dieron, eso si, me piden ir a cerrar unas calles de ves en cuando, pero no importa, ese señor si que nos quiere, es mi gallo, fìjese que hizo unos puentesotes re grandotes, yo los vi y están re bonitos, lástima que no tengo carro, tambièn hizo el metrobùs se ve que está re padre pero pues yo vivo re lejos, no está en mi ruta, pero ya verá que si llega, esta ciudad de la esperanza se volverá magnífica, yo creo que hasta mi casita me anda haciendo, y mejor lo dejo joven que si no la patrona se me enoja, tengo que llevarle las gorditas a la señorita.

Y ahí si luego quiere otra historia joven le cuento la vida de mis sobrinos, uno es re drogadicto y nada mas le hace a eso de la mona, que disque porque no lo quieren sus papás y el otro que disque se cree Dios, pobre chamaco verdad ? Pero ahora si ya me voy joven, y mire ese que viene ahí es Dios, bueno, mi sobrino, pobrecito verdad?, pero el cielo tiene cabida para todos joven

Escuchando: 2 CORAZONES – FOBIA

3 comentarios to “Historias de la ciudad de la esperanza”

  1. IxcheL Says:

    Me encanto esta crónica, no sé toco fibras, me gusto Lalo, excelente como siempre!

    PD. Te voy a explotar y vamos a sacar $$ con tus textos😉

  2. diosmx Says:

    No puedes, checa mi página de Copyright.

    Saludos.

  3. IxcheL Says:

    Mmm tontito me refería que vamos a publicar claro con tu autorización😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: