México, la moneda está en el aire.

A unas cuantas horas de la famosa toma de protesta que marca la Constitución para el presidente electo frente a las cámaras de representantes, los ánimos entre los partidos PRI y PAN se encuentran desbordados, por un lado los Panistas tratando de evitar la toma de la tribuna – tomándola, ¿Ironía? – y por otra parte los Prdistas que aluden al derecho divino de impedir la toma de la tribuna – para después ellos subirse ¿Ironía? -, la situación es difícil, ríspida, golpes, jaloneos, mentadas y serenatas han sido el pan de cada día durante las últimas 48 horas.

La situación política que enfrenta el país se mantiene estable, pero también es importante recalcar que se encuentra frágil, por una parte la polarización de la población iniciada a través de discursos clasistas, maldiciendo al rico para favorecer al pobre – como Robin Hood -, llamando a un cambio de tintes sociales, discurso manejado por Andrés Manuel López Obrador, y por otro lado la conversión del primero en mártir social entre las clases bajas del país a través de campañas de descrédito por parte del PAN y grupos empresariales, han convertido, o mejor dicho divido al país en 2, ricos y pobres enfrentados en un discurso mesiánico, cargado de irreverencia, intolerancia y porque no decirlo, conveniencia y ambición, en donde las clases medias en lugar de fortalecerse, han perdido una fuerza y han sido olvidadas por las clases políticas más importantes del país.

Por una parte encontramos a un Presidente Electo, Felipe Calderón Hinojosa, quien es un punto débil del PAN en cuanto a su distanciamiento Yunquista durante el periodo de la elección presidencial, es muy cierto que la presión del grupo político religioso para mantener controlados ciertos sectores estratégicos del país ha sido mucha, pero también es importante recalcar que la separación que encontramos entre Felipe Calderón y el Yunque es bastante comparada con la relación existente con Vicente Fox, en donde sus más cercanos colaboradores e incluso su esposa Martha son miembros del citado grupo, gente de la talla de Manuel Espino, Muñoz (mano derecha de Fox), Santiago Creel, entre muchos otros integrantes del PAN y algunos otros ya en cargos de elección popular. La principal resistencia que enfrentará Calderón será el Yunque, quien se encuentra recio en su lucha por mantener el control de ciertos sectores, en donde los monopolios y los grandes capitales serán el principal enemigo, sobre todo ahora con el anuncio del nuevo Secretario de Hacienda, Agustín Carstens que inicia una guerra mediática en contra de los monopolios y los grandes capitales, en donde se apuesta a la desregulación y a la competencia, es ahora cuando los dos grandes monopolios del país Televisa y Telmex enfrentarán una guerra con el gobierno federal, en donde Calderón será el estratega que librará esta batalla, y por el otro frente, la “resistencia civil pacífica” – si es que puede llamarse así, pacífica a un movimiento por demás violento y violador de garantías individuales de los ciudadanos -, de Andrés Manuel López Obrador quien se autonombra Presidente “Legítimo” de México, pero olvida una cosa muy importante, el significado de su plegaria.

Para entender un poco más el punto que quiero recalcar, la palabra legítimo según la Real Academia de la Lengua Española se refiere a que éste sea legal (conforme a las leyes) – y por mucho el movimiento de Andrés Manuel, y menos su auto proclamación de Presidente, es en algún grado legal – , en donde para que su designación fuera así, tendría que echar mano de las Instituciones del país que así lo nombraran, sin embargo, en su discurso después del anuncio del Tribunal Electoral que daba como Presidente electo a Felipe Calderón, Andrés Manuel dijo textual “Que se vayan al diablo con sus instituciones!”, en un discurso mesiánico, irreverente y con gran tono de confrontación social “pacífica”, por lo cual no podría ser un Presidente Legítimo en ningún sentido. Ahora desde el punto de vista de usos y costumbres del derecho mexicano, la palabra legítimo se refiere a la voluntad popular, es decir, Andrés Manuel se declara Presidente Legítimo de México tomando una suposición burda de que el pueblo de México así lo quiere, pero olvida un punto muy importante, sólo el 33% del electorado – no de la población, del electorado – votaron por su movimiento alternativo, tal cual el lo nombró, olvida Andrés Manuel que el 67% del electorado, está por mucho al menos, no a favor de su movimiento, además, las encuestas revelan que la voluntad ciudadana en caso de que hubiera existido una segunda vuelta en las elecciones habría sido una derrota trágica para el PRD, por lo cual de ninguna forma, legal o legítima puede considerarse Presidente en ningún sentido.

El costo político del movimiento de Andrés Manuel es muy grande y él lo sabe, es un movimiento único e irrepetible debido a que sólo en este tiempo y espacio podría tener éxito y no podría repetirse, el desgaste es mucho y los recursos poco, es por eso que toda la carne se ha puesto en el asador, la única alternativa real de Andrés Manuel es un golpe de estado, y lo sabe, de ninguna forma legal o legítima podría llegar al poder, la fuerza es su última oportunidad, la pregunta es ¿tendrá la cordura para detener lo que inició y está saliendo de sus manos?, los diversos grupos políticos del país que apoyan el movimiento de este Mesías tabasqueño han tenido costos muy altos, por una parte el PRD se ha dividido completamente, los gobernadores de dicho partido han reconocido y avalado a Felipe Calderón como Presidente Electo, legisladores y miembros del partido han dividido al grupo, movimientos como Convergencia o el Partido del Trabajo han perdido muchos de sus pocos simpatizantes, están en vías de extinción, han cavado su tumba política y han tenido dos caminos, flexibilizar su postura y apostar por un cambio verdadero, funcionando como debió haber funcionado Andrés Manuel con la derrota, como un medio de presión que señale y evite los errores del gobierno federal, así las negociaciones políticas hubieran sido ríspidas pero en pro del bien común, desafortunadamente la elección del movimiento ha sido radicalizarse, un movimiento que se ha vuelto violento y violador de garantías, que ejerce presión a través de bloqueos, amenazas y sedición.

Afortunada o desafortunadamente la visión política de Andrés Manuel se encuentra desgastada, y aunque continúa con muchos seguidores, quedan los más radicales, él lo sabe, la moneda está en el aire y su decisión será determinante para el futuro de éste país. El pueblo es el más afectado en sus decisiones, alguien debería recordar que todos los movimientos políticos y sociales importantes que ha sufrido México desde su independencia y pasando por la Revolución han iniciado y favorecido a las clases medias y altas, no a las clases bajas, ese es el verdadero problema del país, los movimientos a pesar de utilizarlos siempre han mantenido los beneficios congelados en ciertas clases, la independencia se generó por los Criollos, quienes eran clase media que no podía aspirar a los puestos importantes y al gobierno de su territorio, la Revolución la iniciaron grandes hacendados, terratenientes, incluso los hoy llamados héroes y padres de la revolución, se convirtieron en los dueños de los medios de producción y por más reforma agraria que derivó de la Revolución Mexicana, los beneficios no se pernearon a las clases bajas, al contrario, esos héroes de la Revolución, generales y demás se convirtieron en las nuevas clases altas dueñas de los medios de producción, o acaso ya olvidamos a la familia Alemán, la familia Zapata, aquellos hijos de la Revolución, las clases bajes siempre han sido las menos beneficiadas, y el mejor ejemplo de esto es que los líderes intelectuales del Movimiento de Andrés Manuel no son más que un grupo político rechazado del poder después de Salinas que busca retomarlo, o acaso olvidar a Camacho Solís y su tan nombrada cancelación a la elección presidencial, su designación omitida y esperada por muchos resultó en una sorpresa, y con ella su grupo político como Marcelo Ebrard, gran amigo desde la universidad de Carlos Salinas, Socorro Díaz quien irónicamente coloca la banda presidencial al mismo personaje que hoy odian y rechazan en sus discursos, llamándolo el innombrable.

Las horas son pocas, las decisiones difíciles, el futuro de México será determinante, los mercados afortunadamente se encuentran maduros y han aguantado la embestida del caos político mexicano, pero la cuerda se estira, y nadie sabe cuando reventará, por un lado el Yunque y por otro la ola radical, los esfuerzos para el siguiente Presidente Electo y en unas horas Constitucional de México – así lo marca la Constitución, que a partir del primer minuto del 1º de diciembre el Presidente Electo ejerce su cargo – serán bastantes y complicados, echar mano de la negociación política, el diálogo y la presión serán determinantes en el espectáculo político que hoy enfrenta la nación. Las guerras inician, por un lado el frente radical de Andrés Manuel y por el otro los grandes capitales monopólicos que buscan frenar a Calderón y al país en pro de su beneficio personal, son dos frentes que librarán batalla contra el Gobierno Federa, aunque lo ideal sería la concordia y la lucha conjunta contra los monopolios, pero la moneda está en el aire.

Una respuesta to “México, la moneda está en el aire.”

  1. sara Says:

    kebobada a qui no se encuentra nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: